CRISPR en embriones humanos autorizado por UK (solo hasta el séptimo día)

¡Hola de nuevo! Volvemos con otro artículo, esta vez centrándonos en la genética. Si habéis estado atentos a la prensa corriente y moliente habréis leído que en reino unido se ha aprobado la investigación con embriones humanos. Pues siento deciros que no, no va a haber niños probeta. ¿Toda una lástima verdad?

Hojeando las noticias al respecto podemos leer cosas tan extravagantes como “científicos y numerosas organizaciones cristianas alertan”, “bebés a la carta”, etc. Todo muy sensacionalista. Pese a que este es el tono general de las noticias, la única que he visto que ha comentado la cuestión principal en el subtítulo ha sido… (redoble de tambores) ¡Noticias 324! ¡Sí, señor! Por que como bien indica en su subtitulo, la autorización implica que los embriones se eliminaran después de 7 días y no podrán ser implantados. Vamos, una información vital que casi todas las noticias relegan a zonas internas y a veces sin resaltar siquiera.

Así que no, no bebés a la carta. Por cierto, UK también ha autorizado la donación de DNA mitocondrial a modo de prueba, únicamente en un caso y para salvar una enfermedad muy grave asociada. No os confundáis, tampoco habrá bebé a la carta.

Pero entrando ya por fin al tema que me gustaría hablar es la metodología que utilizan para llevar a cabo la investigación en estos embriones.

¿Por qué esta investigación?

Uno de los objetivos de esta investigación es entender mejor cómo se desarrolla un embrión humano, incluyendo patrones de expresión de factores. Esto ayudará a la comprensión del desarrollo humano, así como a mejorar la fecundación in vitro.

Tenemos información sobre otros modelos mamíferos, como el ratón, pero aun y así la información que tenemos de estos puede ser no extrapolable al humano. Por lo tanto, aunque sepamos que tal proteína hace tal función en el desarrollo de embrión de ratón, se ha de comprobar la función en el caso humano.

¿Cómo lo van a hacer?

Desde 2013 se utiliza el sistema CRISPR/Cas9, un sistema propio de bacterias y arqueas para la defensa contra virus (bacteriófagos). El sistema consta de las secuencias CRISPR que son secuencias palindromicas repetidas, espaciadas por ADN homologo al de virus, y las proteínas Cas que cortan ADN.

Cuando un virus infecta una bacteria o arquea, en principio, las proteínas Cas reconocen que es algo extraño y cortan su ADN y lo introducen cerca de un sitio CRISPR. Después este ADN que se ha introducido en la bacteria recluta otras proteínas Cas que cortaran la secuencia igual que encuentren. Por lo tanto reconocerán al virus si les infecta otra vez y podrán cortarlo para destruirlo.

¿Y la edición genética?

Pues muy fácil, si las proteínas Cas reconocen un ADN que los lleva hasta otro para cortarlo… podemos darle el ADN que debe reconocer. Colocamos la secuencia del gen que queremos cortar para que lo reconozca Cas y realice el corte. ¿Así de fácil? ¡Sí! ¡Y tan solo por…! Bueno, realmente no sé cuánto valen los kits para realizar este protocolo.

Existen al menos, si no más, 3 aplicaciones “básicas” utilizando este sistema. Depende de la proteína Cas que se utilice.

Fuente: Review CRISPR/Cas9 adjunta al final del artículo

Fuente: Review CRISPR/Cas9 adjunta al final del artículo

Si utilizamos la salvaje, no modificada, esta realiza un corte a las dos cadenas de DNA del sitio que reconoce. La célula puede solucionar esto introduciendo nuevos nucleótidos (unidades que forman el ADN) o eliminándolos, dando lugar a inserciones o deleciones. También puede solucionarlo cogiendo una secuencia igual a esa y reparando el daño. Si nosotros añadimos un trozo de secuencia igual, puede que la célula utilice nuestro trozo pudiendo introduciendo así la mutación específica que queramos.

Si utilizamos Cas9D10A, una Cas9 mutada, conseguimos que en vez de un corte de las dos cadenas, únicamente se corte una de las cadenas. Si utilizamos dos sistemas CRISPR que reconozcan sitios cercanos, la célula lo solucionará recurriendo a secuencias iguales, como en el caso anterior. Así que también podremos introducir nosotros una secuencia con la mutación específica que queramos y la célula puede que lo utilice para reparar el corte, introduciendo así la mutación que nosotros coloquemos.

Otra de las opciones es utilizar dCas9, una Cas9 mutada, que no tiene actividad nucleasa, es decir, no corta nucleótidos como las dos anteriores. Aun así reconoce perfectamente el sitio donde tiene que colocarse. ¿Para qué queremos esto? Pues podemos fusionar con esta proteína otra que sea activadora o represora de la expresión, así podremos dirigir la activación o la represión de genes concretos. También podemos unirle GFP, una proteína que produce fluorescencia, para ver si aquella célula contiene la secuencia que nosotros le hemos dado a dCas9.

La verdad es que esta tecnología está dando mucho juego debido a la capacidad de mutar Cas9 o fusionarla con otras proteínas para generar diferentes cosas. El poder realizar cortes e introducir mutaciones en el genoma de manera tan dirigida es muy útil para realizar investigaciones, como en este caso con los embriones, donde se mutaran genes concretos mediante este sistema para ver su efecto.

¿Te ha gustado el artículo? ¿Crees que es éticamente correcto realizar este tipo de investigaciones? ¿Te asustan la eugenesia y los bebés a la carta?

Noticia en Gen News

Noticia 324

Review de CRISPR

The following two tabs change content below.
Estudiante de Biotecnología en la UB. Amante de muchas cosas, entre ellas los videojuegos, los juegos de mesa y, cómo no, la ciencia. Empezó en un blog propio, pero lo dejó abandonado y ahora vuelve a la carga intentando abrirse un hueco en la divulgación científica.

Latest posts by Héctor Martínez (see all)

Sobre Héctor Martínez

Estudiante de Biotecnología en la UB. Amante de muchas cosas, entre ellas los videojuegos, los juegos de mesa y, cómo no, la ciencia. Empezó en un blog propio, pero lo dejó abandonado y ahora vuelve a la carga intentando abrirse un hueco en la divulgación científica.
Añadir a favoritos el permalink.