Diseño de una dieta anticáncer (I): Agentes Carcinógenos

Está mundialmente aceptado que el cáncer es una enfermedad multifactorial: las probabilidades de tener cáncer dependen de la interacción entre factores genéticos y ambientales. Concretamente, analizaremos un factor ambiental muy importante que es el tipo de dieta que se sigue.

Hay una alta correlación entre la zona geográfica donde vives y las probabilidades de padecer un tipo concreto de cáncer.

Tabla 2.3: Variación de la incidencia de los cánceres más comunes, con un rango de variación expresada en años (35-64)

Por un lado, tenemos los tipos de cáncer en los que el factor genético tiene una elevada incidencia. Este es el caso del cáncer de piel. Hay muchos casos en Australia y, en cambio, en la India hay pocos casos. Estos dos países tienen, más o menos, la misma radiación por situación geográfica; por consiguiente, el factor genético debe ejecutar un papel importante en el desarrollo de esta enfermedad.

Por otro lado, el cáncer de hígado tiene mucha incidencia en Mozambique y menor incidencia en Noruega. Son zonas geográficamente y culturalmente muy distintas. En muchos lugares de África, donde hay humedad, la conservación de trigo o cereales se lleva a cabo en malas condiciones: crecen hongos que producen toxinas que acaban causando cáncer de hígado. Un ejemplo es el género de hongos Aspergillus, el cual sintetiza la Aflatoxina B1. Consecuentemente, consideramos este caso como un buen ejemplo para justificar el factor ambiental como un importante factor a considerar en el estudio del cáncer.

En la dieta hay dos tipos de agentes: los que puede provocar cáncer y los que pueden prevenir el cáncer, que son aún más importantes.

Agentes Carcinógenos

“Carcino-” proviene del griego karkinos (cáncer) y “-genos” proviene del griego genos (nacimiento u origen). Ergo, son los agentes que inducen el origen de un cáncer.

oncogenes-in-cell

Fuente: http://bit.ly/1zFekMz

Contienen algún compuesto que activa genes activadores de tumores (oncogenes) o inhibe genes supresores de tumores. Eso lo realizan alterando o mutando estos genes. Los oncogenes mutados o dañados aceleran el crecimiento celular y la división de forma incontrolada. La consecuencia final es que colaboran a promover la proliferación de un tumor, evitando que las células que lo forman mueran por apoptosis o muerte celular programada.

 

1. Elementos radioactivos

En las aguas embotelladas que ingerimos se encuentran pequeñas dosis de radiactividad. Son dosis ínfimas así que, en principio, no deberían suponer un problema. La cuestión es que la radiactividad no se elimina del organismo, sino que es acumulativa. Podemos observar algunos ejemplos en el Agua de Malavella o en Vichy Catalán, tal y como nos explica Claudi Mans en Investigación y Ciencia.

Captura de pantalla 2015-02-15 a les 13.20.21

2. Carcinógenos que provienen de plantas, animales y otros microorganismos.

Spanish Fly | Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Spanish_fly

La Cantharidina es un terpenoide producido por un escarabajo que se llama Cantárano. En algunos sitios se llama mosca o Spanish Fly. Esta sustancia es conocida desde hace centenares de años y es usada como afrodisíaco. Es un agente libídico y causa adicción al placer. A pesar de eso, puede llegar a producir cáncer urogenital.

Muchas setas comestibles contienen toxinas naturales o proteínas tóxicas. En los Shiitakes, los champiñones (género Agaricus), se encuentran hidrazinas cancerígenas. Se ha encontrado una alta correlación entre el consumo de hidrazinas y una mayor incidencia del cáncer de pulmón, hepático, entre otros.

3. Carcinógenos formados en el proceso de cocinar comida

Asimismo, los alimentos no tienen porqué contener toxinas de forma intrínseca, sino que podemos llegar a generarlas cuando los cocinamos. Depende de la forma en qué cocinemos los productos se forman unos compuestos u otros. Los derivados del nitrato, nitrosamidas y nitrosaminas se usan mucho para hacer conservas, a pesar de que estén relacionados con el cáncer de estómago.

reaccion de maillard

Reacción de Maillard en el pan | Fuente: http://bit.ly/178LX2A

Al cocinar un bistec, butifarras a la brasa, a la plancha, fritos; se acaba llevando a cabo la Reacción de Maillard. Los productos de esta complicada reacción suelen ser hidrocarbonados policíclicos aromáticos como resultado de una combustión incompleta. Se relacionan con el color dorado y, a veces, tirando a marrón de los alimentos cuando los cocinamos de esta forma. Son altamente cancerígenos.

Los aceites esenciales pueden llegar a ser peligrosos, sobretodo en el contacto con la piel. Están compuestos por alquilbencenos alcaloides. Su uso es peligroso si se realiza de forma abundante y a largo plazo.

 

4. Aditivos alimentarios

Cuando se describe un nuevo aditivo se hacen estudios de toxicidad. La Dosis letal 50, es aquella dosis de un compuesto en que se mueren la mitad de los animales, a los cuales se les ha administrado la droga. Entonces, buscamos el tipo de animal en qué la dosis letal 50 sea la más baja. La dosis escogida se divide por un valor concreto. Este valor se obtiene mediante un seguido de fórmulas complejas y tests estadísticos. El valor obtenido se define como la dosis máxima permitida en humanos. En los estudios sobre el cáncer se hace prueba de mutagénesis: una prueba de toxicidad en células aisladas, miran que el edulcorante o aditivo en cuestión no produzca mutaciones.

Captura de pantalla 2015-02-15 a les 13.51.43El problema se encuentra en que no sabemos cuáles serán los efectos a largo plazo. Podemos ilustrar este concepto con un ejemplo bien fácil: La Aspirina. Tal y como observamos en la tabla adjunta, la dosis letal 50 (LD= Letal Dose) varía según el tipo de compuesto. En el ejemplo de la Aspirina vemos que, si se abusa, puede acabar resultando letal.

“Todas las sustancias son veneno; no hay ninguna que no sea veneno. La dosis correcta diferencia un veneno de un remedio” Paracelsus (1493-1541 D.C)

 

En general, es un pequeño resumen de compuestos que nos podemos encontrar durante nuestra vida diaria y curiosidades. En la segunda parte comentaremos los agentes anticancerígenos de varios alimentos.

Insistimos encarecidamente de que un solo compuesto no puede ser responsable, directamente, de la aparición de un cáncer: es una enfermedad multifactorial y, por consiguiente, cada factor añade su granito de arena aumentando las probabilidades.

 

Ver la segunda parte del artículo enDiseño de una dieta anticáncer (II): Agentes Antitumorales

 

Este artículo está basado en las clases magistrales del Dr. Josep Mª Argilés en la asignatura de Biología del Cáncer del grado de Bioquímica de la Universidad de Barcelona: Biochemistry and Molecular Biology of Cancer Research Group

 

 

 

The following two tabs change content below.

Laura Torrents

Escribiendo, estudiando, y pasándome por aquí siempre que puedo. Amante de la música y de la historia metida en el fascinante mundo de la bioquímica.

Sobre Laura Torrents

Escribiendo, estudiando, y pasándome por aquí siempre que puedo. Amante de la música y de la historia metida en el fascinante mundo de la bioquímica.
Añadir a favoritos el permalink.