Elemental: Flúor (9)

 

Dentífricos o formas de deshacerse de un cadáver. Depende de cómo seas, una cosa o la otra vendrá a tu mente al hablar del flúor, y es que el noveno elemento de la tabla periódica es uno de los más curiosos.

 

¿Dónde encontramos flúor?

Por suerte, en ningún sitio en su forma elemental (F2), gaseosa. Este gas es uno de los compuestos más reactivos que existen, por lo que no lo encontramos en la naturaleza, por suerte, puesto que reaccionaría rápidamente con cualquier cosa a su paso. En PeriodicVideos consiguieron grabarlo en un laboratorio de Leicester:

 

¿Qué ocurre en el vídeo? Se pone en contacto una pequeña cantidad de gas flúor (a través del tubo a la izquierda de la pantalla) con distintos materiales. El gas reacciona con todo a su paso: hierro, carbón, algodón, yodo y azufre; emitiendo una llama y destruyendo el material de partida. ¡Es tan reactivo que puede combinarse hasta con algunos gases nobles!

Rainbow Fluorite - Origin Unknown

Fluorita, by Orbital Joe (Flickr)

Pero, ¿por qué es tan reactivo? Porque es el compuesto más oxidante con el que nos podemos cruzar, es decir, es un reactivo que necesita desesperadamente captar electrones. Por lo tanto, cualquier sustancia que entre en contacto con él perderá parte de sus electrones o, lo que es lo mismo, se oxidará.

Aún así, hay distintos compuestos que contienen flúor, son perfectamente estables y se encuentran en la naturaleza formando parte de rocas y minerales, como son la fluorita (fluoruro de calcio, CaF2) o la criolita (Na3AlF6). La fluorita, aunque es incolora per se, da lugar a cristales de colores variados, que pueden ir del amarillo al violeta.

 

¿Qué usos tiene el flúor?

Aunque el flúor gas, como hemos dicho, es demasiado peligroso para tener aplicaciones cotidianas, muchos de sus compuestos son vitales:

  • En dentífricos, los fluoruros juegan un papel clave. ¿Por qué? Aunque haya detractores, el cepillado con productos que contienen fluoruros fortalece el esmalte dental y evita la caída de dientes. Los dientes están recubiertos por una capa de distintos fosfatos de calcio que, al entrar en contacto con los fluoruros, van experimentando cambios en su composición, creando un esmalte más resistente. Aun sí, es importante enjuagarse bien después de cualquier lavado con flúor, puesto que el exceso puede conseguir justo lo contrario: la destrucción del esmalte dental.
criolita

Cubertería de aluminio de Napoleón III, reservada para las ocasiones más importantes.

  • La criolita es imprescindible para la producción de aluminio. El aluminio fue un metal precioso usado en joyería hasta casi el siglo XIX. Era más caro que el platino o el oro, porque no se encuentra en forma metálica en la naturaleza, y en consecuencia era considerado uno de los materiales más lujosos. No fue hasta el descubrimiento de un nuevo proceso de producción (el proceso Hall-Héroult) cuando su precio pudo bajar hasta convertirse en un material de construcción tan común como lo es hoy en día. ¿Qué relación tiene esto con el flúor? El método usado para producir aluminio desde entonces hasta nuestros días se basa en disolver un mineral rico en aluminio en criolita fundida. Así que, en un mundo sin criolita, probablemente, el mejor anillo de compromiso no sería uno con un diamante radiante, sino uno de aluminio.

 

  • Quienes sean fans de Breaking Bad no podrán evitar asociar el flúor a fines un tanto peculiares, y es que, como ya explicamos en nuestro post “La química de Breaking Bad”, ¿qué mejor que una bañera llena de ácido fluorhídrico para deshacerse de un cadáver? Bueno, mejor un contenedor de teflón.
1439238044798

Fotograma de la serie “Breaking Bad” durante la disolución del cadáver en ácido fluorhídrico.

  • Finalmente, con fines mucho más aceptables, podemos hablar de decenas de compuestos orgánicos con flúor vitales en medicina. Para disminuir la cantidad de colesterol en sangre (atorvastatina), en el tratamiento de depresiones (prozac) o como anestésico (isoflurano).
drugs

Atorvastatina, isoflurano y prozac, tres fármacos con flúor.

 

Este post pertenece a la serie “Elemental”, en la que descubriremos a partir de la tabla periódica que la química está en las pequeñas cosas. Para ver el resto de artículos, haz click aquí.

The following two tabs change content below.

Pol Hernández

Estudiante de química de la UB que aún se pregunta, ¿qué tenemos de malo los químicos?

Latest posts by Pol Hernández (see all)

Sobre Pol Hernández

Estudiante de química de la UB que aún se pregunta, ¿qué tenemos de malo los químicos?
Añadir a favoritos el permalink.