Jack el Destripador: Protagonista de la genética forense

A finales del siglo XIX en el lúgubre barrio East End de Londres, misteriosos y singulares personajes se escondían en las húmedas y sucias calles que caracterizaban Londres de finales del 1888. Secretos, romances y borrachos navegaban y naufragaban por las callejuelas del East End, creando historias, leyendas y demás chismes que eran partícipes de las peores pesadillas de los londinenses. Uno de sus protagonistas era un hombre astuto, frío y obsesionado por el asesinato que llegó a alcanzar notoriedad a nivel internacional a causa de la amplia cobertura que le llegó a dar la prensa; este personaje era conocido con el apodo “Jack the Ripper” o Jack el Destripador.

Distribuyendo sus crímenes entre los barrios Whitechapel y East End se dice que su acción criminal no abarcó más de 11 víctimas des del 1888 hasta el 1892. Las elegía por el sexo, todas eran mujeres y prostitutas. El método con el que les quitaba la vida era su sello, y es el que le confirió su reconocido apodo: las estrangulaba, y una vez muertas, les mutilaba el abdomen y las degollaba. Se le atribuyen unos 11 crímenes aunque no está del todo confirmado, pero sí realizó 5 asesinatos llamados canónicos. Son 5 mujeres asesinadas más o menos con el mismo patrón comentado anteriormente. Ver más información sobre las víctimas aquí.

Dibujo publicado en un periódico de Londres representado el momento en qué la policía encontró el cuerpo de Catherine Eddowes.

Lo que no sabía el asesino  es que un objeto de una de sus víctimas en la escena del crimen ayudaría a la policía y científicos del siglo XXI a desenmascararle. Catherine Eddowes era una prostituta, oficio bastante común en los barrios que el Destripador escogía como escenario para sus crímenes, madrigueras de inmoralidad. Eddowes había sido encontrada ebria y posteriormente detenida bajo custodia el día antes de su asesinato, el 29 de Septiembre del 1888. Al día siguiente, cuando recuperó la sobriedad a las 1.00 a.m la dejaron marchar. Merodeando por Duke Street, cerca del Mitre Square, seguramente buscando clientes, acabó hallando su propia muerte. Su cuerpo fue localizado en una esquina del Mitre Square a las 1.45 a.m así que el paseo fue bastante corto.

La cuestión es que la víctima vestía un chal, y tal prenda al día de hoy aún se encuentra en condiciones. De ahí han sacado las muestras necesarias para poder identificar al asesino cuya identidad era desconocida hasta el día de hoy.

WHO IS HE?  Portada del Septiembre del 1889 de la revista Pucks. Dibujo de Tom Merry

WHO IS HE?
Portada del Septiembre del 1889 de la revista Pucks. Dibujo de Tom Merry

Había bastantes sospechosos, aunque ninguno terminaba de cuadrar con el perfil. Los inmigrantes, especialmente los judíos, eran el principal objetivo de la policía. Eso es lo único que hizo bien el cuerpo policial de Whitechapel, ya que no acertaron más pistas. A finales del s.XIX hubo una gran oleada de inmigración desde el este Europeo (sobretodo Rusia, Polonia y Alemania) hacia el oeste, especialmente la Gran Bretaña. En Rusia el imperio zarista estaba persiguiendo a la comunidad judía, de modo que los suburbios de las ciudades que los recibían fueron invadidas por un gran número de personas de esta comunidad.

Coincidiendo con estos hechos históricos, según DailyMail, Jack el Destripador era un barbero inmigrante polaco judío cuyo nombre era Aaron Kosminski. Era un depravado mental que disfrutaba sexualmente asesinando mujeres, dejando sus cuerpos sin vida en posiciones eróticas para darle más morbosidad al asunto. Realmente se merecía que lo encerraran en el manicomio Colney Hatch Lunatic Asylum, muriendo allí a los 54 años de gangrena.

El responsable de todo este embrollo ha sido Russel Edwards, junto con Jari Louhelain. El primer individuo se hace llamar “detective de sillón” y publicó un libro titulado “Naming Jack the Ripper“, el segundo es un biólogo molecular y profesor en Liverpool John Moores University. A partir del chal que os hemos comentado antes, pudieron obtener el material genético o DNA del asesino y de la víctima; aunque debido a sus 126 años de antigüedad tuvieron que extraer el ADN mitocondrial, ya que el nuclear estaba dañado.

Al obtener el ADN lo amplificaron de forma exponencial usando la técnica de la PCR. ¿Qué quiere decir amplificar? Hacer millones y millones de copias de la muestra que tenemos, en este caso 500 miliones de réplicas. Cuantas más réplicas, más fiable es la muestra, y menos probabilidades de que esté todo dañado. Una vez tenemos el ADN amplificado, se realiza una Secuenciación de las muestras amplificadas.

¿Qué es lo que esperaba encontrar exactamente el Dr. Louhelain?

SNP_STR

Ejemplo de STR

Tanto nuestro querido doctor como los científicos que trabajan en genética forense o medicina legal, para establecer relaciones de parentesco o intentar descubrir el autor de un crimen a partir de muestras biológicas de este, se centran en lo que se llama la Huella Genética o regiones del DNA polimórficas. Con este concepto queremos decir que es una región en la que hay una probabilidad muy baja de que dos personas la tengan idéntica. Los más utilizados en genética forense son los polimorfismos llamados Microsatélites o STR’s (Short Tandem Repeat). Son regiones muy cortas, el número de bases va de 2 a 6, y estas regiones se van repitiendo. La variación del número de repeticiones genera diferentes alelos . (Ver Ejemplo de STR, las repeticiones son de CTA). Hay tanta variabilidad que la probabilidad de que dos personas, sin relaciones de parentesco, tengan el mismo alelo es muy baja. De esta forma podemos distinguir un individuo de otro. Asimismo los STR tiene una herencia mendeliana simple ( Ver Leyes de Mendel). Es decir, heredamos uno de nuestro padre y uno de nuestra madre. Así que analizando los STR es muy fácil determinar relaciones paternales.

Este es el objetivo de nuestros científicos. El Dr. Louhelain buscó en el ADN encontrado en el chal de la víctima un STR concreto para compararlo con el DNA de los familiares de los distintos sospechosos. ¿Cómo lo hacen para seleccionar este STR concreto en el ADN? Queremos una sección en particular de toda la secuencia del ADN, por lo tanto lo someteremos a un proceso de PCR.

Al obtener millones de copias de la muestra de los STR’s del ADN de Jack el Destripador podemos enviar estas muestras a secuenciar, es decir, a que nos digan exactamente la combinación de bases que forman sus STR’s: si son CTA, TGG, etc. Entonces podremos compararlo con los STR de algún descendiente del sospechoso. Los productos que hemos obtenido de la PCR se envían a un centro donde lo secuencian y, posteriormente, por internet puedes ver los resultados, la secuencia por bases de tu STR.

Ejemplo de resultado de secuenciación de un pequeño fragmento de DNA. No corresponde a un STR.

Ejemplo de resultado de secuenciación de un pequeño fragmento de DNA. No corresponde a un STR.

Y así fue cómo encontraron la identidad del legendario asesino que tuvo atemorizados los barrios más bajos de la Londres de finales del siglo XIX. A pesar de que siempre ha sido un asunto mediático, no empezaron esta investigación hasta el  2011, aunque realmente no tiene ningún secreto, solo es paciencia e ir comparando el ADN encontrado en la pieza de ropa de la escena del crimen con el ADN de descendientes de los posibles sospechosos. El Dr. Louheland, los de CSI y los científicos que trabajan en temas legales de herencias y temas de paternidad utilizan estas técnicas, entre otras, a diario. Aaron Kosminski no se esperaba para nada que lo acabarían descubriendo de esa forma,  e incluso le parecería ciencia ficción.

Esto es así, mates a quien mates, en el siglo XIX o en el XXI, 1 año después o 200 años después te acabarán pillado. Por lo menos el barbero loco acabó en un manicomio y ahora Catherine Eddowes y las otras víctimas pueden descansar en paz.

El Dr. Jari Louhelainen trabajando con el chal de Catherine.

El Dr. Jari Louhelainen trabajando con el chal de Catherine.

 

Si quieres saber más sobre…:

 

 

The following two tabs change content below.

Laura Torrents

Escribiendo, estudiando, y pasándome por aquí siempre que puedo. Amante de la música y de la historia metida en el fascinante mundo de la bioquímica.

Sobre Laura Torrents

Escribiendo, estudiando, y pasándome por aquí siempre que puedo. Amante de la música y de la historia metida en el fascinante mundo de la bioquímica.
Añadir a favoritos el permalink.