Los árboles ibéricos huirán del cambio climático

Un estudio relativamente reciente, realizado por miembros de la Unidad de Botánica de la Universidad  Autónoma de Madrid, nos ayuda a entender algunas  de las consecuencias del cambio climático. Las especies podrían desplazarse (ojo, ¡también las vegetales!) en altitud y latitud y, además, podrían experimentar una posible reducción del área ocupada.

Para dar a conocer este fenómeno, nos centramos en la península ibérica, donde encontramos la mayor parte de la biodiversidad europea gracias a la increíble variedad de ambientes. Hacemos una mención especial a: los bosques templados caducifolios, los bosques montañosos de coníferas como los abetales, los bosques submediterráneos y los bosques mediterráneos. Encontramos estas formaciones boscosas en lugares concretos de la península, donde las condiciones climáticas permiten su establecimiento y permanencia.

Imagen1

Imagen2

Algunas de las especies más características de cada formación forestal (de arriba a abajo y de izquierda a derecha): Haya común, castaño, roble albar, abeto común, pino negro, sabina albar, roble pubescente, encina, alcornoque mediterráneo y pino piñonero.

¿De qué huirán los árboles ibéricos? Del aumento de la temperatura y de la intensificación de la sequía durante el verano, entre otros. A medida que el clima se vuelva más cálido, esperaríamos que las especies tendiesen a “invadir” una posición más norteña y fría, substituyendo, sucesivamente, a la vegetación presente allí hasta el momento. No se tratará de una marcha al estilo Ent, sino de una dispersión gradual de semillas a lo largo de décadas, con la finalidad de cambiar de latitud. Serán desalojados: la temperatura media que permite ahora la estancia del bosque templado caducifolio cambiará y obligará a estos árboles a buscar aquellas condiciones climáticas perdidas; así sucederá también con los otros bosques.

No todas las especies migrarían, sólo unas cuantas. Únicamente podrían hacerlo aquellas con una mayor capacidad dispersiva. De esta manera, lo que cabría esperar en el territorio original sería una reducción del área que éstas ocupaban. Existen varios motivos. El primero es que esas semillas que antes caerían, germinarían y crecerían en Granada, lo acabarían haciendo en Albacete; aquellas que podrían tener éxito en Girona, lo encontrarían en Navarra. Simple, si no crecen donde antes sí lo hacían, ya no contribuyen a la abundancia de aquel bosque. La segunda causa de esta disminución podría ser la muerte de estos árboles, demasiado afectados por los cambios en las condiciones ambientales en el territorio original. Este último hecho, también es aplicable a las semillas: éstas no podrían prosperar en un ambiente que ya no es el suyo. Las semillas del haya común ya no podrían contribuir a las próximas generaciones de árboles del bosque templado caducifolio de Girona.

Para que nos entendamos, y con el objetivo de simplificar, el incremento de temperatura actuará igual que lo está haciendo la situación económica en España: obligando a la población a emigrar para encontrar trabajo y reduciendo, progresivamente, tanto la tasa de natalidad como el número de ciudadanos hasta el momento. Valiéndonos de esta analogía, cada uno de los miembros que conforman la sociedad española, sería una semilla.

 

Menos árboles, y más pobres genéticamente

Imagen3Y, por si el asunto por sí solo no fuera ya preocupante, además de esta mengua en la extensión de los bosques, las poblaciones de árboles que se quedaran en el territorio original podrían uniformizarse desde el punto de vista de los genes. En cinco palabras (porque la genética no acostumbra a ser lo mío), se reduciría la variabilidad genética. Uno de los efectos que podría tener lugar como consecuencia de la intensificación de la sequía es el cuello de botella. Mediante este proceso, y mejor será hacer uso de una comparación, sólo las bolitas (en nuestro caso, árboles) que sobreviven  a un evento  (la sequía) continuarán formando parte de la población  originaria. Así pues, se ha reducido notablemente los colores de las bolitas y, con ello, la variedad genética de cada tipo de bosque. Me explico: lo que se reduciría es la cantidad de genes diferentes presentes hasta el momento, lo cual tiene implicaciones a nivel de supervivencia.

 

¿Y qué hay del calentamiento global?

Algunos pensaréis… ¿por qué ha mencionado el cambio climático y no el calentamiento global? ¿A caso no son sinónimos? Pues no, no lo son, aunque con frecuencia se usan como tales. El cambio climático es cualquier cambio significativo en los patrones normales del clima, durante un largo período de tiempo con causantes multifactoriales, naturales y antrópicas. El calentamiento global, en cambio, es el aumento de la temperatura de la atmósfera terrestre, causado por las crecientes concentraciones de gases de efecto invernadero; tan sólo es un aspecto del cambio climático.

Pese a todo, cabe mencionar que el calentamiento global no se debe únicamente a la concentración del dióxido de carbono, sino que también está determinado por los patrones que siguen las corrientes atmosféricas y oceánicas. Puede que lo más alarmante sea la tasa de cambio a la que transcurren estas modificaciones en el clima, la velocidad a la que el ser humano altera el curso natural de las cosas.

 

  • http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.3170/2008-7-18348/abstract;jsessionid=9CE9ED1183DD9067AC6456262D3BDDCC.f02t04 Garzón B. et al., 2008. “Effects of climate change on the distribution of Iberian tree species”. Applied Vegetation Science, Volume 11, Issue 2: 169–178.
  •  http://cambioclimaticoglobal.com/
  • http://www.epa.gov/climatechange/basics/
The following two tabs change content below.

Jess

Graduada en Biología Ambiental y con aspiraciones botánicas. Amante y casi-coleccionista de libros, busco en ellos y en la naturaleza el "conocimiento verdadero".

Latest posts by Jess (see all)

Sobre Jess

Graduada en Biología Ambiental y con aspiraciones botánicas. Amante y casi-coleccionista de libros, busco en ellos y en la naturaleza el "conocimiento verdadero".
Añadir a favoritos el permalink.